jueves, 27 de febrero de 2014

Colesterol y su tratamiento

 
Homeopatía contra el colesterol alto
Si bien la medicina tradicional es el tratamiento más elegido y recomendado para tratar enfermedades como el colesterol alto, existen terapias alternativas como la homeopatía que pueden complementar los tratamientos alópatas. La homeopatía, a través de sustancias naturales, puede actuar contra el colesterol y ayudar a reducirlo.

Los remedios homeopáticos para reducir el colesterol son considerados medicamentos al igual que, por ejemplo, las estatinas. Estos remedios contienen sustancias naturales muy diluidas, y que complementan los tratamientos convencionales.

La homeopatía respecto al colesterol alto tiene como objetivo reducir la concentración de esta grasa en sangre, pero se debe indicar teniendo en cuenta la personalidad del paciente y buscar el remedio homeopático específico contra el colesterol alto.

Para la homeopatía es importante la personalidad del paciente, y aquellas problemáticas que estén sucediendo en el entorno de quien sufre de colesterol alto. Esto se debe a que existen muchas causas que podrían provocar la hipercolesterolemia, incluso angustia, stress y depresión. Estos factores pueden influir de dos formas, a través del aumento de consumo de alimentos, especialmente aquellos ricos en grasas y azucares, o a través del aumento de síntesis del colesterol endógeno sin causa aparente.

En esos casos la homeopatía actuaría tratando no sólo la consecuencia, es decir la concentración de colesterol alto; sino también las causas. Dentro de las diluciones más conocidas se encuentran el ajo, la garcinia, el gugulón, el azafrán, el olivo y el Colesterinum.

Es importante recordar que estos medicamentos deben ser prescriptos y controlados por médicos homeópatas debidamente certificados. Esta recomendación se basa no sólo en que estos preparados son considerados medicamentos, sino que en muchas ocasiones hay productos falsificados que dicen contener sustancias que en realidad no tienen; o poseen otras que pueden ocasionar muchos efectos secundarios sobre la salud.

Se habla mucho de la homeopatía, sobre todo para tratar patologías crónicas o psicosomáticas, lo cierto es que también puede ser beneficiosa para muchas otras más, como es el caso de la hipercolesterolemia, en donde si bien, no deben faltar una alimentación saludable y un buen plan de ejercicios físicos periódicos ésta rama de la medicina, nos puede ayudar a obtener más beneficios a la hora de reducir sus niveles.
A veces el colesterol sube y los índices elevados son nocivos para nuestro organismo. Ya hemos hablado de cuales son sus características y de como se manifiesta en otras oportunidades, y recordaremos específicamente que cuando se eleva , se acumula en las arterias, las obstruye y puede desencadenar enfermedades como la arteriosclerosis, Hipertensión arterial y los riesgos cardiovasculares.
La homeopatía propone como complemento a todos los tratamientos contra los niveles elevados de colesterol algunas medicaciones específicas, pero que siempre deben estar controladas por un especialista homeópata.
Baryta carbónica: se administra, en las enfermedades de la vejez, Arteriosclerosis, hipertensión, Aneurismas y Acúfenos.
Kalium phosphoricum: Este es un medicamento que contribuye con la función cerebral, Mejora la memoria, en casos como arteriosclerosis, Vértigo y acúfenos.
Aurum: Se indica en casos como el anterior de arteriosclerosis intensa, depresión psíquica, induraciones tisulares, y Plétora.
Aesculus: Regula la circulación periférica y linfática
Secale cornutum: Parestesias, y problemas de circulación periférica.
Viscum album: Se indica en casos de vértigo repentino, y tiene efecto antiesclerótico.
Crataegus: Corazón senil, Tónico cardíaco, vasodilatador coronario, y angina de pecho.
Kalium carbonicum: arritmia cardíaca y para aumentar la fuerza y el rendimiento del corazón.
Estos son algunos de los ejemplos de medicamentos homeopáticos, que beneficiarían a la hipercolesterolemia, colaborando en bajar sus niveles en la sangre y previniendo aquellas consecuencias que esta enfermedad puede desencadenar en el organismo, ya que además ayudan a que él mismo comience con su proceso de desintoxicación y progresiva mejoría.
La medicina homeopática es una forma completa de medicina natural, que fue desarrollada hace 200 años en Alemania por el Dr. Samuel Hahnemann y se ha utilizado en los Estados Unidos desde el año 1900. Como la acupuntura o la medicina ayurvédica, la homeopatía es un sistema médico completo, y se puede emplear para el tratamiento y la prevención de una variedad de enfermedades, incluyendo el colesterol alto.

Remedios homeopáticos
Los efectos de los remedios homeopáticos son confirmados por las pruebas en serie de estos medicamentos en voluntarios sanos para aprender acerca de sus beneficios terapéuticos. Otras fuentes confiables que se utilizan en la homeopatía provienen de informes de toxicología, estudios con placebos y experiencia clínica.

Remedio constitucional
El remedio constitucional es la medicina que se adapta perfectamente a la totalidad de los síntomas de una persona. Por ejemplo, si una persona sufre de varias condiciones, tales como colesterol alto, diabetes y presión arterial alta, este recurso solo cubrirá todas estas dolencias. Hay más de 2.000 remedios que han sido estudiados por los homeópatas y cualquiera de esos remedios pueden ser elegidos para una persona que tiene altos niveles de colesterol en la sangre.

Remedio para una enfermedad específica
El dr. Reckeweg, MD e investigador homeopático, propone tratar cada condición por separado, como la medicina convencional. Por ejemplo, para el tratamiento de niveles altos de colesterol, una combinación de tres medicamentos pueden ayudar a las personas que sufren de esta condición. Allium sativum D 1 deriva del ajo y el Dr. Reckeweg toma nota de varias calidades. Este remedio ayuda a reducir el nivel de colesterol elevado, así como el colesterol LDL o malo y aumenta el nivel sanguíneo de colesterol HDL o el buen cholesterol. Este medicamento también tiene un efecto anticoagulante. Según el Dr. Reckeweg, la Crateagus oxycantha D 1 ayuda a bajar la presión arterial alta, disminuir los niveles de colesterol y previene el depósito de colesterol en las paredes arteriales. El Viscum album D2 disminuye la viscosidad de la sangre y puede reducir la presión arterial alta, entre otros síntomas.

Seguridad
Los remedios homeopáticos se consideran seguros, cuando se toman según lo prescrito por un homeópata calificado. Un breve período de empeoramiento de los síntomas después de las primeras dosis de los remedios homeopáticos han sido documentados por los homeópatas. Sin embargo, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa sugiere que los estudios clínicos no encuentran pruebas suficientes de que agraven los síntomas. La misma fuente indica que no hay interacciones conocidas con medicamentos convencionales, aunque se deben realizar mas investigaciones sobre la seguridad de estos medicamentos.

Consideraciones
La homeopatía es todavía una forma controversial de medicina, especialmente entre los médicos convencionales entrenados, ya que este sistema de la medicina no puede ser completamente explicada por la ciencia. La investigación sobre el tratamiento de niveles altos de colesterol con la homeopatía es limitada, por lo tanto la homeopatía no debe utilizarse como una sola forma de tratamiento para esta condición. Los remedios homeopáticos no sustituyen el tratamiento convencional y deben ser utilizados según lo recomendado por un homeópata calificado.

Si tienes el colesterol alto, estás en riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Es importante seguir una dieta sana para cardíacos si deseas bajar tu colesterol. Elige alimentos que sean tengan bajo contenido de colesterol y grasas saturadas trans.

Hay dos tipos de colesterol. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) constituyen el colesterol "malo", que puede acumularse en las paredes de tus vasos sanguíneos. Cuando el colesterol LDL se combina con otras sustancias forma placas. Una placa es un depósito duro y grueso que disminuye el calibre de los vasos sanguíneos y los hace menos flexibles. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés) constituyen el colesterol "bueno", que ayuda a proteger tu corazón. El colesterol HDL lleva el colesterol malo hacia el hígado para procesarlo y eliminarlo del cuerpo. Parte del colesterol es elaborado en tu cuerpo, el resto proviene de lo que comes. Mantener equilibrados ambos tipos es la clave para tener un buen nivel de colesterol.

Fibra soluble
Consumir fibra soluble disminuirá tu nivel de LDL al reducir la cantidad de colesterol que absorbe tu cuerpo. La fibra presente en los cereales integrales, las frutas, los vegetales y las legumbres, es la mejor. Entre los alimentos que son una buena fuente de fibra soluble se encuentran la harina de avena, el salvado de avena, los frijoles rojos, las manzanas, las peras, la cebada y las ciruelas.

Frutos secos
Las grasas poliinsaturadas presentes en algunos frutos secos pueden reducir el colesterol en tu sangre. Los frutos secos que debes consumir son las almendras, las avellanas, los cacahuates, las nueces de pecan, algunos piñones, el pistacho y las nueces. Las nueces, además, ayudan a mantener sanos y elásticos los vasos sanguíneos. Todos los frutos secos son ricos en calorías por lo que sólo consume un puñado cada vez.

Ácidos grasos omega 3
Los ácidos grasos omega 3 no sólo ayudan a bajar el colesterol, sino que también benefician al corazón bajando la presión sanguínea y disminuyendo el riesgo de coágulos. Consume dos porciones de pescado graso a la semana, como trucha, arenque, sardinas, atún blanco y salmón. Los ácidos grasos omega 3 también se encuentran en las semillas de lino molidas y en el aceite de canola.

Aceite de oliva
Los antioxidantes presentes en el aceite de oliva disminuyen el colesterol LDL sin dañar al HDL. Usar aceite de oliva puede ayudarte a bajar el colesterol malo sin afectar al bueno. Usa aceite de oliva extra virgen ya que tiene un alto nivel de antioxidantes. Evita el aceite de oliva "light" ya que ha sido procesado para darle un sabor y color más suaves.
Los niveles altos de colesterol traen problemas de salud, como enfermedades cardiacas, derrame cerebral y aterosclerosis (desarrollo de placa en las paredes de las arterias). Puedes bajar los niveles de colesterol comiendo sabiamente y adoptando un estilo de vida más activo. La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda tener una dieta baja en grasas saturadas, colesterol y con productos lácteos bajos en grasa y al mismo tiempo aumentar los alimentos con grasas saludables para el corazón (grasas moninosaturadas y poliinsaturadas), fibra, granos enteros, frutas y verduras. Las siguientes recetas incorporan alimentos que mantienen bajo el nivel de colesterol malo mientras que suben el colesterol bueno para ayudarte a mantener un perfil lípido saludable.

Ensalada de tomates con aguacate
Los aguacates, el aceite de oliva y las nueces contienen grasas monoinsaturadas saludables para el corazón que ayudan a combatir el colesterol malo. - 1 aguacate cortado en cubos - 2 tomates cortados en rodajas - 1/4 de cebolla roja picada finamente - un puñado de nueces Aderezo: Mezcla los siguientes ingredientes en un tazón: - 1 cucharada de aceite de oliva - 1 cucharada de vinagre balsámico - Sal y pimienta al gusto - 1/2 cucharada de orégano picado o una pizca de orégano seco 1. Pon el aguacate, los tomates, la cebolla y las nueces en un tazón grande. 2. Añade el aderezo y mezcla bien.

Tofu y verduras salteadas
Las verduras ricas en antioxidantes están llenas de fibra. La fibra se mezcla con el colesterol malo y ayuda a eliminarlo del cuerpo. El tofu de soya es un excelente sustituto de la proteína y ayuda a bajar los niveles de colesterol según un estudio hecho por el Periódico Estadounidense de la Nutrición Clínica. - 5 tallos de col china cortados a lo largo - 1 pimiento rojo en rodajas - 1 zanahoria en rodajas - 1 trozo de tofu firme cortado en cubos - 3 dientes de ajo picados - 1 cucharada de salsa vegetariana de ostras - Sal y pimienta 1. Cubre la sartén (wok) con aceite de sésamo. 2. Añade el ajo picado. Saltea hasta que se doren. 3. Añade el tofu y las verduras seguidas por la salsa de ostras. Saltea de 3 a 5 minutos. 4. Añade sal y pimienta a gusto y retira todo del wok para evitar que se cocine en exceso.

Salmón con cilantro, ajo y quínoa
Los pescados grasos como el salmón, la caballa, las sardinas y el atún tienen altos niveles de ácidos grasos omega-3, las que son grasas poliinstarudadas buenas para el corazón. El cilantro es rico en antioxidantes y el ajo no sólo añade sabor sino que también contiene alicina, un destructor del colesterol malo. Salmón: - 2 pedazos de salmón de aproximadamente 5 onzas (142 gramos) - 3 ramitas de cilantro picadas finamente - 3 dientes de ajo picados - Sal de mar - Pimienta - Un chorrito de limón 1. Marina el salmón con el cilantro, el ajo, la sal de mar y la pimienta. 2. Cubre la sartén con aceite de oliva. 3. Frie el salmón en la sartén por aproximadamente 5 minutos por cada lado. 4. Sirve el salmón en un plato y añade jugo de limón para agregar sabor. Quinoa: Una buena alternativa del arroz y las pasas es la quinoa, la que es rica en fibra y en nutrientes. Las fibras viscosas en la quinoa ayudan a reducir el colesterol malo. - 2 cucharadas de aceite de oliva - 1 taza de qunoa bien lavada - 1 puñado de cebolletas cortadas en pedazo de 1 pulgada de largo (2,5 centímetros) - 2 tazas de caldo pollo bajo en grasa y en sodio 1. Calienta el aceite en una cacerola. 2. Añade la quinoa y tuéstala por de 2 a 3 minutos. 3. Añade las cebolletas y lleva a ebullición. 4. Cocina a fuego lento por 15 minutos o hasta que esté tierno. Sirve la quinoa con el salmón y la ensalada.

Si tu médico te extrajo sangre durante tu último examen y descubrió que tus niveles de colesterol y triglicéridos eran más elevados que lo normal, es hora de tomar medidas para prevenir complicaciones serias de salud. El colesterol y los triglicéridos son sustancias grasosas que pueden acumularse en la sangre, adherirse en las arterias y los vasos sanguíneos, lo que finalmente los tapa. Las arterias tapadas pueden llevar a que se produzca un ataque cardíaco debilitante o un derrame cerebral, por eso es importante tratar el colesterol y los triglicéridos elevados y cambiar la dieta para evitar que se acumulen las grasas nuevamente en tu sangre.

Controla tu ingesta de carne
La carne roja puede tener muchas grasas y colesterol, por eso no comas con grasa ni otras carnes rojas que contengan mucha grasa. También evita la piel del pollo y del pavo, y opta por la carne magra en sí. El pescado es otra buena opción; el atún y el salmón son opciones saludables.

Dieta reducida en grasas
Limita las grasas saturadas y las grasas trans de tu dieta sana para el corazón. Estas son las grasas no saludables que se encuentran en muchos productos de origen animal y en la comida chatarra. Eso significa que debes elegir los aceites más saludables, como el de oliva o de canola, en vez de la manteca. También hay que evitar las galletas, los pasteles, las papas fritas y la comida rápida para limitar la ingesta de grasas saturadas. Aprende a leer las etiquetas y a revisar el contenido graso de los alimentos.

Dieta reducida en colesterol
Muchas comidas contienen grandes cantidades de colesterol, por eso es mejor evitarlas en una dieta saludable. Asegúrate de que tu consumo diario sea menos de 300 mg por día evitando las yemas de huevo, los lácteos enteros (leche, queso, etc.), el hígado y las demás carnes que sean órganos.

Dieta reducida en azúcares
El azúcar de la dieta puede incrementar el nivel de triglicéridos, por eso necesitas limitarlo también. No comas dulces, bebidas azucaradas como los refrescos y los jugos de frutas, los jarabes, la miel y los postres para ayudarte a reducir los niveles de triglicéridos.

Dieta de granos integrales
Los alimentos integrales pueden ayudar a disminuir el colesterol y los triglicéridos elevados en la sangre, por eso, llena tu despensa con ellos. Busca pan, pastas, cereales y arroz integrales en vez de sus pares menos saludables.

Dieta rica en frutas y verduras
Las frutas y verduras ricas en fibras reducen el colesterol y las grasas de la sangre naturalmente. Cómelas como refrigerios o como acompañamientos, o aprende a elaborar comidas completas basadas en verduras en vez de un bistec o una hamburguesa.
Los niveles de colesterol malo son idealmente a 100 o inferiores, mientras que los niveles de colesterol bueno son idealmente en torno al 50 o superiores. El objetivo de una buena salud es bajar los niveles de colesterol malo y elevar los buenos niveles relativamente altos de colesterol. El colesterol malo o colesterol LDL, es perjudicial para la salud y el corazón mientras que el colesterol bueno, o HDL, es bueno para la salud y promueve la salud del corazón.
1
Haz ejercicio todos los días. Una habitual rutina de 30 minutos de ejercicio todos los días va a bajar el colesterol malo mientras que aumenta el colesterol bueno al mismo tiempo. Alternar entre cardio y la construcción de músculo te dará los mejores resultados, pero haciendo cualquier ejercicio 30 minutos al día mejorará el colesterol que afecta tanto a los números.
2
Coma frutas y verduras. Las frutas y verduras son ricas en fibra, vitaminas y minerales, pero tienen muy poco o nada de colesterol. Muy pocas frutas y verduras contienen colesterol y las que suelen tener, tienen colesterol bueno o afectan el colesterol bueno y no el colesterol malo. Comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día es bueno para la salud en general.
3
Reduce la ingesta de grasas. Come carnes con bajo contenido de grasa, como pescado y pollo, y elimina la grasa de otros tipos de carne. Reduce la ingesta de grasas, grasas saturadas y grasas trans, especialmente. Hornea los alimentos en lugar de freírlos para reducir la grasa.
4
Come pescado dos o tres veces a la semana. El pescado es muy bueno debido a los ácidos grasos omega 3, que han demostrado mejorar los niveles de colesterol bueno y mejorar la salud del corazón. La adición de dos a tres porciones de pescado o tomar un suplemento de aceite de pescado, afectará a ambos números y mejorará el colesterol total.

Hay varios alimentos que ayudan a bajar el colesterol malo (LDL). Un tazón de avena por día, si bien ayuda, simplemente no es suficiente. La cantidad de alimentos que necesitas consumir para alcanzar el efecto deseado -y cuántas calorías te proveen- desempeña un importante papel en su efectividad para bajar tu colesterol LDL.

Alimentos poderosos para bajar el colesterol LDL
Bajar tu colesterol LDL no tiene que ser una tarea difícil y desagradable. Con unos simples cambios en tu cocina y un poco de suplementación puedes obtener buenos resultados. Verás que agregar omega 3 y fibra soluble en tu dieta es la clave para bajar el colesterol LDL.

Fibra
Una dieta rica en fibra es esencial para bajar el colesterol LDL. Hay muchas maneras de agregar fibra a tu dieta. La buena noticia es que la fibra no agrega calorías, por lo que puedes comer todo lo que desees. Hay dos tipos de fibra: la soluble y la insoluble. Ninguna de las dos es absorbida y ambas limpian los intestinos y el colon, ayudando a remover las toxinas. La fibra está presente en las frutas, los vegetales y los cereales integrales. Es el beta glucano, la fibra soluble presente en el salvado de avena, el que es beneficioso para bajar el colesterol LDL. Recuerda que es preferible consumir cereales integrales, no procesados ni refinados, y frutas y verduras frescas. La fibra soluble es la que ayuda a reducir el colesterol LDL, pero además necesitas de la fibra insoluble para el buen funcionamiento intestinal. Encuentra en los frijoles, las cáscaras, el salvado, las semillas y los frutos secos buenas fuentes de fibra soluble. Deberías consumir 30 g diarios de fibra en tu dieta.

Uso de la fibra para bajar el colesterol LDL

La fibra disminuye la producción de colesterol en el hígado, liga el colesterol dietario en los intestinos y lo moviliza como desecho. Consume fibra en cada comida y bocadillo y podrás bajar tu nivel de colesterol LDL. Agrega fibra a las sopas, los guisos, las carnes, las ensaladas y los cereales con proteína vegetal texturizada (TVP, según sus siglas en inglés) hecha con soja, pectina de manzana o una mezcla de aditivos de fibra. Las manzanas en rodajas y las nueces constituyen un delicioso agregado para los cereales fríos o calientes, las ensaladas e incluso los platos cocidos.

Omega 3
Todos los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 aumentan el colesterol bueno (HDL) y disminuyen el colesterol malo (LDL). Hay tres tipos de ácidos grasos omega-3: el ácido alfa linolénico (ALA, según sus siglas en inglés), el ácido eicosapentanoico (EPA, según sus siglas en inglés) y el ácido docosahexanoico (DHA, según sus siglas en inglés). El ALA es el precursor del EPA y el DHA, es decir que nuestro cuerpo convierte el ALA a EPA y DHA. Las fuentes vegetales de omega 3 contienen ALA; éstas son las nueces, las semillas de lino, el aceite de oliva, el aceite de soja y el aceite de canola. Puedes obtener ALA en los huevos con omega 3 producidos en granjas donde alimentan a los pollos con granos ricos en ALA. El pescado es una excelente fuente de omega 3. Provee EPA y DHA, por lo que es una fuente más directa y efectiva, y también mucho más concentrada. Los pescados ricos en omega 3 son el salmón, el atún, la caballa, la trucha, el arenque y las sardinas. Un suplemento de aceite de pescado brinda una forma fácil de obtener diariamente los poderosos EPA y DHA, efectivos para bajar el colesterol. Es preferible obtener omega 3 de varias fuentes en todas las comidas.

Conclusión
La clave para bajar el colesterol LDL es la fibra dietaria y los ácidos grasos omega 3. Es mejor usar una variedad de sustancias que bajan el colesterol y alimentos ricos en fibra todos los días. Consume diariamente suplementos de aceite de pescado, para asegurarte de obtener los beneficios del EPA y el DHA, y suplementos de fibra. Agregar semillas de lino molidas a tus comidas agrega fibra y omega 3. La pectina de manzana es una fibra deliciosa como aditivo para los platos con carnes, verduras y frutas, como así también lo son las nueces. No olvides las frutas y verduras crudas que son excelentes como bocadillos y postres.

El colesterol desempeña una función necesaria en un buen estado de salud y tu cuerpo produce lo suficiente para tus necesidades. Sin embargo, cuando tienes excesos en tu dieta, corres el riesgo del colesterol alto y sus condiciones relacionadas, incluyendo enfermedades del corazón. Si bien los camarones y la carne contienen colesterol, las cantidades varían, y los factores como con cuánta frecuencia los comes y cómo los preparas eleva tus posibilidades de tener colesterol alto.

Sobre el colesterol
El colesterol es una sustancia cerosa presente en todo el cuerpo, que juega un papel importante en la producción de hormonas, la protección de los nervios y la función celular normal. Cuando consumes productos de origen animal, tales como mariscos, carne de res, cerdo y aves de corral, consumes el colesterol en estos alimentos. También hay una conexión entre una dieta alta en grasas saturadas, que se encuentra en los productos animales y el colesterol alto. FamilyDoctor.org recomienda limitar la ingesta de colesterol total inferior a 300 mg por día, y los U.S. Department of Health and Human Services recomienda comer 5 onzas (142 g) o menos de carne, pescado o aves por día en una dieta baja en colesterol.

Camarón
El camarón es moderadamente alto en colesterol y contiene más colesterol que otras variedades de pescados y mariscos. En una ración de 3 onzas (85 g) de camarones, podrás consumir 214 mg de colesterol, mientras que la mitad de un filete de salmón cocido contiene 135 mg. A menudo se recomiendan los mariscos como una opción de proteína saludable, pero si estás en una dieta estricta bajo en colesterol, el camarón debe ser limitado y sólo debes comerlo en ocasiones. La American Heart Association recomienda consumir dos porciones de pescado a la semana, sin embargo, para una buena salud cardiaca, y recomienda incluso camarones con respecto a otros productos de origen animal debido a su menor contenido de grasa.

Carne roja
La carne roja tiende a tener más grasa y colesterol saturados que otras opciones de proteínas. Partes de órganos, como el hígado, el cerebro y los riñones, son particularmente altos en colesterol. Una ración de 3 onzas (85 g) de hígado de res contiene 324 mg de colesterol. El corte de la carne y cómo se prepara hace la diferencia. Elegir cortes más magros reducirá el contenido de grasas saturadas, así que la carne molida magra, solomillo, filete redondo, lomo asado, lomo o mandril se recomiendan. Para el cerdo, los cortes con menos grasa incluyen el corte de jamón centro, lomo y chuletas. Preparar las carnes cortando toda la grasa visible y asarlas a la parrilla en lugar de freírlas se recomienda para bajar el colesterol.

Aves de corral
Las pieles de las aves de corral son altas en grasas saturadas y deben eliminarse preferentemente antes de cocinar, pero pueden ser removidas antes de comer si la cocción las requiere. El pollo y el pavo son mejores opciones que el ganso o el pato, que tienden a ser más altos en grasa y colesterol. Mientras que la carne de la mitad de un pato contiene 197 mg de colesterol, 1 taza de carne de pavo contiene sólo 106 mg.

Frutas
Las manzanas contienen una fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol de forma natural sacándolo del cuerpo. Con el fin de obtener el máximo beneficio de las manzanas, come la manzana con la piel en lugar de pelarla o de beber jugo de manzana. Las uvas contienen un compuesto que ayuda a evitar que les salga moho. Afortunadamente, este mismo compuesto ayuda a reducir el colesterol LDL (colesterol malo) en el cuerpo. Todas las uvas ayudan a bajar el colesterol, pero mientras más oscura sea la uva, más del compuesto contiene; por ello, come uvas más oscuras para mayores beneficios. Las peras y las ciruelas pasas también contienen fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol. Según la CNN, la fibra soluble parece reducir la absorción de colesterol, y de esta manera la reducción efectiva de los niveles de colesterol en los intestinos.

Nueces
Las nueces ayudan a reducir el colesterol, ya que contienen ácidos grasos poliinsaturados. Comer un puñado al día reduce significativamente el nivel de colesterol en tu cuerpo. Es mejor no comer más que un puñado al día porque las nueces y la mayoría de los frutos secos son ricos en calorías, y comer demasiados puede llevar al aumento de peso. Las almendras, avellanas, cacahuetes, nueces, pistachos y algunos piñones también contienen los mismos ácidos grasos poliinsaturados y pueden ayudar a reducir el colesterol. Trata de usar los frutos secos en ensaladas en lugar de pan frito (esta es una manera efectiva de obtener los beneficios sin correr el riesgo de aumentar de peso).

Parece que el vino tinto es mejor que el blanco cuando se trata de bajar el colesterol, según las últimas investigaciones en la Universidad de California, Davis y Harvard. Hay marcas particulares de vinos tintos que son citados como luchadores contra el colesterol en pruebas, pero no son los únicos tipos porque no todos ellos han sido probados. Los químicos en el vino tinto tienen ventajas para bajar los niveles de colesterol. También puede tener que ver con la cantidad de alcohol en los vinos tintos y de dónde son, pero las investigaciones continúan.

Zinfandel tinto
El vino Zinfandel tinto contenía los más altos niveles de saponinos en un estudio realizado por los científicos de la Universidad de California, Davis, y que fue informado en la Sociedad Química Estadounidense en 2003. Descubrieron que los saponinos, los compuestos de las plantas a base de glucosa, se pueden unir para prevenir la absorción de colesterol. El Syrah o Shiraz tenía los niveles de saponinas más altos después del Zinfandel. Seguían el Pinot Noir y Cabernet Sauvignon con casi los mismos niveles. Los vinos blancos probados, Sauvignon blanc y Chardonnay, tenían saponinos, pero mucho menos. Estos fueron los únicos vinos probados en el estudio. El Zinfandel tinto también tenía el nivel más alto de alcohol, alrededor del 16%, haciendo que los científicos crean que el alcohol hace los saponinos más solubles en el vino.

Pinot Noir
El resveratrol, un químico encontrado en el vino tinto, se cree que juega un rol importante a la hora de bajar el colesterol. Un estudio realizado por los investigadores de Harvard e informado en una edición de 2003 de Nature, encontró que el resveratrol extiende la vida de las ratas de laboratorio un 30% a 50%. El resveratrol es encontrado en la piel de las uvas, la cual es quitada al fermentar los vinos blancos. Los vinos tintos pueden también perder resveratrol en los productos que están filtrados para quitar otros químicos, para un mejor sabor. El investigador de Cornell, Leroy Creasy encontró que las concentraciones más altas de resveratrol están en las uvas de Pinot Noir que crecieron en ubicaciones frescas y lluviosas, incluyendo la región de Finger Lakes al norte de Nueva York y Willamette Valley en Oregon, según el U.S. News & World Report. La uva Pinot Noit es también crecida en la región de Borgoña en Francia. El investigador recomendó los vinos Pinot Noir de climas húmedos que no están filtrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario